5 consejos para gestionar el viaje fin de curso y motivar a los alumnos.

Elegir destino, ajustar presupuestos e implicar a los alumnos en el proceso de organización son algunas de las claves que garantizarán el éxito del viaje de fin de curso.

Para muchos alumnos es el evento del año, lo más comentado en los pasillos y la comidilla de los recreos. El viaje de fin de curso está en la cabeza de los alumnos desde el primer día que llegan a sus clases después del verano, y cumplir e incluso superar sus expectativas no es nada fácil.

Por eso, a continuación, os queremos dar algunos consejos que te ayudarán a organizar el viaje de fin de curso para que sea un éxito y conseguir que un simple viaje se convierta en una experiencia inolvidable para los alumnos.

1. Planifícalo con tiempo

Lo ideal para tener previsión de reacción y encontrar los mejores destinos a buen precio es hacerlo con un margen de tiempo amplio. Así podrás anticiparte a todas las necesidades de tus alumnos y requerimientos de cada contratación.

Organizar un viaje para un grupo numeroso no es nada fácil, son muchos los preparativos y detalles que debemos tener en cuenta. Tener un listado de diferentes profesionales que se dediquen a la organización de viajes de grupo será clave y de gran ayuda. Estas empresas están especializadas en la gestión de viajes de grupo y se mantienen al día de todas las novedades: ¡conocen todos los secretos para dar en el clavo! Y lo más importante, ahorrarás en tiempo y costes.

2. Cerrar un presupuesto

Este punto es algo que tendremos que tener claro antes de empezar. Los alumnos no son económicamente independientes, así que el presupuesto tendrá que ser valorado junto a los padres o responsables de los niños.

A partir de aquí, podremos empezar a pensar en una batería de destinos que se adapten al presupuesto que hemos cerrado para poder presentársela a los alumnos e ir haciéndonos una idea de qué destinos nos podemos permitir.

El coste medio por estudiante para un viaje de fin de curso es de entre 300€ y 500€.

3. Implica a los alumnos

Si quieres mantener la motivación de los alumnos, será importante que se sientan escuchados e implicados en la organización del viaje.

Pregúntales cuál sería su destino ideal, qué actividades les gustaría realizar, qué lugares visitar…

Al mismo tiempo, hazles partícipes de la construcción del mismo, consiguiendo que se lo tomen como un reto en su propio beneficio en el que el premio es conseguir el mejor viaje al mejor precio. Las colectas para los viajes de fin de curso son un clásico que, además, ayudan a motivar a los alumnos para que sean más conscientes del valor del dinero y pongan a trabajar su creatividad. Existen muchas formas de recaudar ese dinero que irá destinado a rebajar el coste final del viaje. Ayúdales a crear un buen plan de recaudación eficiente y efectivo. Algunas ideas que os podemos dar van desde las más clásicas ventas de boletos de lotería de navidad, venta de comida o manualidades en los recreos, o la producción de sorteos; hasta las más actuales ventas de merchandising de la promoción o del colegio, mercadillos de comida o de ropa o la organización de una fiesta o festival de talentos, cobrando la entrada.

Lo ideal sería crear una lluvia de ideas entre todos, valorar las opciones propuestas y que ellos mismos sean conscientes de qué viajes son viables y cuáles no.

Escoger el destino final del viaje no es tarea fácil pues tenemos que poner de acuerdo a toda una clase. Sin embargo, podemos crear entre todos una lista de pros y contras de los últimos destinos que estamos valorando antes de pasar a la votación final. De esta forma estamos dándole valor y mantenemos el interés de los alumnos por todos los lugares que planteamos.

Es uno de los puntos claves en el proceso de gestión del viaje de fin de curso: si conseguimos crear un real interés por el destino final nos aseguramos tener una casi total asistencia del grupo.

4. Dales tiempo libre

En estos días se conocerán fuera de las clases y de los ojos de sus profesores.

Brindémosles la oportunidad de que se conozcan de una forma más distendida, dales la confianza e intimidad de que tengan tiempo para sus actividades, sus conversaciones…

Esto es muy positivo para el grupo en general: beneficia la convivencia y tolerancia entre los compañeros, mejoran sus habilidades sociales y estimula el trabajo en equipo.

5. Muchas, muchas actividades

Planifica una buena agenda con actividades de diferente temática que les mantenga entretenidos, pero con tiempo entre ellas para que también puedan descansar.

Para ello, cuenta con el mejor compañero de viaje. HiPlans, se especializa en actividades educativas y tienes donde elegir: naturaleza, ocio, talleres divulgativos y cultura.